Jon Ander & Arantza

PHOTOS

  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image
  • gallery-image

No recordamos el día en que Jon Ander y Arantza aparecieron por la puerta de nuestro estudio. Lo que sí sabemos es que tras dos horas de charla y risas esta pareja nos enganchó de tal manera que parecían dos amigos de toda la vida. Y parece ser que algo debimos de transmitirles también, porque rápidamente confiaron en nosotros par ser los fotógrafos y videógrafos en su boda.

Todo pintaba de diez para aquel 9 de septiembre, y eso que apareció la lluvia justo en el instante más temido de la mayoría de las parejas. Arantza llegaba en coche, acompañada por su aita, y las primeras gotas de la mañana se transformaron en un fuerte chaparrón del norte. Un aguacero que puso nerviosos a gran parte de los invitados, entre los que nos incluimos.

Nada que temer. La puerta del coche se abrió y Arantza, con su mejor sonrisa, nos convenció de que aquello era un problema menor. Hubo tiempo hasta para las bromas. “¡Me dijisteis que no iba a llover!”, decía mientras nos saludaba camino a la ceremonia. Por suerte el chaparrón fue fugaz y aportó una dosis de magia para que el ambiente se refrescara y nos diera unos reflejos espectaculares en el jardín. A partir de aquí todo fue sobre ruedas, y es que este lugar nunca defrauda. No nos cansamos de decir que Etxegana es una de nuestras fincas favoritas. No solo por su ubicación y las vistas alucinantes del Gorbea, en el corazón de Bizkaia. El personal del hotel es increíble y sabe mimar cada una de las bodas que celebran. Y esta no fue una excepción. Los preparativos, el cóctel y el convite fueron espectaculares. 

El día terminó con una sorpresa. Ya sabíamos que esta pareja tenía una energía especial y así lo demostraron con un regalo para todos sus invitados: una demostración de batukada al más puro estilo brasileño que convirtió el salón de baile en un carnaval, acompañados de su banda y sus tambores de guerra. Todo el mundo supo en el valle que aquella noche Jon Ander y Aran habían unido sus fuerzas.

Vestido: Paradero Quiros
Traje: Ermenegildo Zegna
Maquillaje: Jaione Amantegi
Peluquería: Jaione Amantegi / Hair Bilbao
DJ e iluminación: Exel Eventos
Invitaciones y minutas: Caligrafía Bilbao